Sarita Colonia, bendita.

Apenas entré y probé el primer plato, supe que el nuevo Sarita Colonia era de aquellos lugares que imponen tendencias y que sería uno de los imperdibles del año. Para mi, uno de los restaurantes mejores logrados en Chile si de concepto hablamos, de comida y decoración taquilla.

Su concepto; cocina peruana travesti, bajo la bendición de Sarita Colonia.
Aquí todo tiene un porqué, todo tiene relación entre sí, desde los platos hasta el equipo humano, pasando por su excéntrica y maravillosa ambientación. Un concepto inclusivo que deja en manifiesto que ser diferentes es muy positivo y poderoso.
Por medio de una cocina que fusiona sabores peruanos con otros del mundo, ya sea adaptando recetas o cambiando ingredientes, la palabra travestí eleva su significado, aquí nada es “raro” si no deliciosamente sorprendente.

He probado la mayoría de sus platos, todos únicos y sabrosos que logran mezclar culturas con gran creatividad, poca arrogancia y generosas porciones, sorprendentes a la vista y al paladar. Hago mención honrosa a mis favoritos;

El pulpo al olivo, que sin duda es de los mejores que he probado el último tiempo en textura y el sabor intenso a olivas.

Los gnoquis de betarraga con charqui de salmón que aun me hacen salivar al recordar su mixtura de sabor.

El Minpao, de cuerpo chino y alma peruana, un tipo de bollo relleno del más jugoso lomo saltado.
El rocoto relleno, picantito, enjundioso y de sabor casero.

La panceta caramelizada, crocante y blandita, sobre puré de pallares y rosas de textura firme y cremosa.

Y su pastel de choclo, Dios! Relleno de lomo jugoso, y panqueque de ají de gallina.

Por favor no se vayan sin probar sus trufas, vienen poquitas pero son orgásmicas. El Blondie de coca, una dulce droga (foto) y el corazón de Sarita con helado de queso, el que me comería por kilos.

Ya mejor no les digo más, vallan y sean felices. Ahhh y hagan un salud en mi nombre con un Beatapagana (champaña, lúcuma y eucalipto)o una Sangría Chola por sus creadores Gino y Jose, por su chef Juan y el resto del equipo.

¿Dónde? Loreto 40, Recoleta, Santiago. Fono 28813937. Reserve!

P/D: NO APTO PARA INTOLERANTES.
Los platos valen alrededor de $10.000, los postres de $4.000 y los cócteles de $6.000, los tragos combinados dependen de la marca que se elija (ojo con eso!).
Las fotos de éste post las sacó Claudio Caiozzi y el styling lo hice yo, para su web <3

Instañam