Le Fournil, sabores franceses.

Estoy lejos, pero igual quiero estar cerca y seguir compartiendo platos y lugares de mi querido Chile, así que he decidido recibir ayuda, recomendaciones y sabores de personas de mi absoluta confianza, y para partir, aproveché la invitación a probar la nueva carta del reconocido Restaurante y panadería Le Fournil, en Santiago. Admito que fue hace un tiempo pero he estado llena de cosas y al fin, me siento a escribir!

Esta vez, Claudio, mi gran amigo fotógrafo y comilón, fue en mi representación y quedó bastante feliz con los nuevos platos de alma francesa, que añoran su cocina más tradicional.

Para partir comieron unas empanaditas de ostiones al ajillo, camarón queso y pollo al curry, fritas a la perfección sin exceso de aceite y muy sabrosas, eso sí, algo comunes. ($4.290 4uni.)

Luego dos tipos de ensaladas, ambas con frescos ingredientes y ya con sabores franceses.

Una "Chevre Chaud", en español queso de cabra caliente, favorita de casi todos los bistrots de Paris, y como lo dice su nombre es queso de cabra gratinado sobre tostadas de baguette en mantequilla de finas hierbas, avellanas tostadas, mix de lechugas y salsa de mostaza dijon, de gran carácter ($6.990).

Y un Timbal de Quínoa palta con camarones ecuatorianos y quenelles (preparación francesa parecida a una croqueta o albóndiga a base harina, mantequilla, huevo, leche y alguna carne desmenuzada), en este caso de caviar de berenjenas muy ricos, con tostadas crocantes y emulsión de ciboulette ($6.790).

Siguieron con un Confit de Canard, tierna pierna de pato, que estaba blandita por dentro y crocante por fuera, junto a unas papas salteadas al perejil. Plato elegante por excelencia y clásico francés. ($9.990) *Foto de portada.

Para su gusto lo más rico fueron las Carrilleras (corte de carne que corresponde a los músculos de la cara del animal, muy blanda y con alto contenido de grasa) de res cocinada lentamente al vino tinto, de sabor casero, muy jugosas y que se cortaban de mirarlas, acompañadas de papas al vapor, simples pero perfectas con un poco de mantequilla y zanahorias glaseadas que aportaban un poco de dulzor, de la misma manera que las acompañan en Francia. ($7.990)

De postre un típico francés y por lejos uno de mis favoritos del mundo, un Creme Brulee suave por dentro y crocante por fuera. Justo y necesario para terminar el contundente almuerzo ($2.990).

Cuando me contó lo bueno que estaba todo, se me hizo agua la boca y quedé con muchas ganas de ir a probarlo!! Si alguno de ustedes ha ido o va, por favor compartan con nosotros su opinión!

Más info en su web www.lefournil.cl

P/D: Las fotos las sacó Claudio, un seco!

Instañam