Lasaña de Berenjenas

Este plato me encanta por dos razones; primero porque lleva una de mis verduras favoritas: la berenjena y segundo porque es la versión veggie de uno de mis platos favoritos: la lasaña. Soy fan de la berenjena por su sabor fuerte y ahumado y además porque con un 92% de agua, casi no tiene calorías! Aunque luego le agreguemos un buen par a este plato por el queso, es rico y sano!

Con el objetivo de convencer a alguien de que un plato vegetariano puede ser igual de rico y contundente que uno con carne, preparé esta versión de lasaña de berenjenas, la que fue todo un éxito! El secreto es cortar la berenjena en rodajas gruesas y usar una salsa blanca más espesa, así todos quedarán satisfechos :@)

Ingredientes
  • 1 Berenjena grande, bien grande!
  • 3 tazas de queso rallado tipo parmesano o mantecoso
  • 3 tazas de tomates en cubitos sin pepas
  • 2 taza salsa blanca espesa o ricotta
  • Hojas de albahaca
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva

4 porciones.

Preparación

Primero cortar la berenjena en rodajas, a mi me gustan de grosor medio no tan delgadas y dejarlas remojando en agua con harta sal y un poco de leche por mínimo media hora, para quitar el sabor amargo y luego lavarlas muy bien para empezar a cocinar.

  1. Dorar las rodajas en un sartén con un poco de aceite de oliva, lo ideal es ir de a poco y no sobreponerlas.
  2. Cocinar los cubos de tomates en un sartén con aceite de oliva y unas hojitas de albahaca hasta que estén blandos, agregar un poco de agua caliente y dejarlos tres minutos más, aliñar a gusto.
  3. En una fuente para horno poner un tercio de la preparación de tomates, y luego una capa de berenjenas. Agregar un tercio del queso.
  4. Volver a poner una capa de berenjenas y luego la salsa blanca con un poco de queso, otra vez berenjenas y sobre estas otro tercio del queso.
  5. Terminar con una capa de berenjenas, agregar los dos tercios de tomates restantes y luego el último tercio del queso junto a unas hojitas de albahaca.

Llevar al horno pre calentado a 180 grados hasta que la salsa se vea burbujeante y el queso se haya dorado. Comer y ser feliz!

P/D: Cuenta la leyenda que hace mucho tiempo esta deliciosa verdura era acusada de causar locura y por ello se usaba sólo como un elemento decorativo… que loco o no?

Instañam