Bellini, el veneciano.

El Bellini es un cóctel a base de Prosecco (vino espumoso italiano), pulpa de duraznos blancos y un toque de frambuesa creado por Giuseppe Cipriani para el Harry´s Bar en 1948 (donde lo siguen vendiendo hasta el día de hoy a más o menos 40 euros la copa) y es uno de mis favoritos.
La primera vez que lo probé fue hace varios años en la casa de un amigo y me encantó. Había comprado la pulpa de duraznos en un viaje a Italia y nos preparó uno para de aperitivo. La segunda, y cuando me enamoré de él, fue en Venecia su ciudad natal el año pasado.

Ahí fue cuando conocí el Bellini listo para servir, nada mejor que tomar uno bien helado para capear el calor sentada en plaza San Marcos o mientras paseaba por sus callecitas y puentes.
Por eso apenas supe que llegó a Chile la misma marca que había probado (Canella), me puse feliz, y al volver a tomarlo me trajo buenísimos recuerdos.

Para mí es un trago elegante y frutal, ideal para mañanas de brunch o desayunos tardes que tanto me gustan, o para relajarse después del trabajo. Tiene bajo grado alcohólico (5%), bajas calorías (57kcal) y es muy natural, sin azúcar, preservantes o colorantes artificiales. De verdad se los ultra recomiendo por su exquisito sabor y gran calidad.

¿Dónde? Se puede comprar en la tienda de GlobeItalia (Av.Las Condes 6903, Stgo), y encontrar en algunos restaurantes italianos como Amicci, en sus dos formatos botella grande de 750cc.($9.990) O individual de 200cc. ($3.990)

DATO ROSA. Su nombre es honor al pintor veneciano Giovanni Bellini, quien usaba un color rosado bien parecido en sus obras. Como en esta, en el pañuelo de la mujer.

Instañam